Shanghái: una historia de innovación


En menos de 30 años, Shanghái pasó de ser un puerto dedicado a la agricultura y a las artesanías a ser considerada la capital financiera de China y referente mundial en innovación. ¿Cuál ha sido su fórmula?

Inicio Innovación Shanghái: una historia de innovación Publicado el: 23 de diciembre de 2020

En menos de 30 años, Shanghái pasó de ser un puerto dedicado a la agricultura y a las artesanías a ser considerada la capital financiera de China y referente mundial en innovación. ¿Cuál ha sido su fórmula?

Una de las postales más famosas de Shanghái es la del conjunto de rascacielos del área de Pudong, el distrito financiero de la ciudad, que yace a orillas del río Huangpu. Hace tan solo un par de décadas, esa imagen futurista e icónica no existía. De hecho, es fácil encontrar en internet una fotografía de esa zona en 1990, donde solo sobresalen un par de edificios altos.

“Desde la apertura liderada por Deng Xiao Ping, a finales de la década de los setenta, una de las grandes preocupaciones de la población china ha sido crecer productivamente. Hoy, China está muy cerca de convertirse en la primera potencia económica mundial”, explica Juvenal Infante, director del Centro de Estudios de Asia-Pacífico y del Programa de Misiones a China de la Universidad Sergio Arboleda.

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Solo el área de Pudong atrajo unos 39.2 billones de dólares en inversión extranjera directa  entre 2003 y 2015, lo que representó una tercera parte de lo recibido en total por Shanghái en ese periodo, de acuerdo con Yun Chung Chen, profesor de la Universidad de Lingnan de Hong Kong, en su artículo Changing the Shanghai Innovation Systems. 

Del impresionante caso de Shanghái, Chung Chen destaca algunos puntos claves de la modernización de la ciudad:

  1. Políticas y legislación que incentivaron la expansión del capital extranjero. 
  2. Una agresiva preocupación por la modernización de la infraestructura.
  3. Incentivos gubernamentales (como contar con los mismos beneficios de empresas locales) para que tanto empresas chinas como extranjeras abrieran sus sedes en la ciudad.
  4. El gobierno ha alentado y cooperado con las multinacionales para que incursionen en los sectores de tecnología y energía.
  5. La entrada de la ciudad, en 1988, a la World Trade Centers Association hizo que buscara convertirse en un centro industrial y de negocios. 

Hoy, sin duda, Shanghái es el ejemplo perfecto de la transformación por la que ha atravesado el país asiático, gracias a la combinación de políticas gubernamentales que incentivaron la innovación en diversos frentes y la acogida del sector privado, que encontró en esa ciudad un lugar estratégico para innovar y crecer.

¿Te interesan los contenidos sobre innovación? Escucha nuestro segundo episodio del podcast El origen de las ideas

Estos son algunos ámbitos que hoy consolidan a esta ciudad del este chino como uno de los referentes de transformación tecnológica.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Una ciudad inteligente

A mediados de noviembre, Shanghái fue elegida como la Smart City 2020 por el World Smart City Award. El jurado del certamen decidió premiarla por su plan ‘Ciudad inteligente orientada al ciudadano 2016-2020’, que estuvo enfocado, entre otras cosas, en “hacer un despliegue de infraestructura digital, fortalecer los servicios electrónicos del gobierno e integrar tecnologías de la información a la industria”. 

Uno de los logros más significativos de ese despliegue es que logró una cobertura completa de internet 5G en el centro urbano y una cobertura de fibra gigabit (un tipo de conexión a internet de alta velocidad) de un 99 por ciento en toda la ciudad.

Lee también: 4ta revolución industrial, innovación tecnológica para los negocios

Un lugar para innovar en ciencia y tecnología

De acuerdo con la encuesta realizada en 2017 por la consultora KPMG a 841 ejecutivos de la industria de alta tecnología de todo el mundo, Shanghái es la primera candidata a reemplazar el Silicon Valley, por encima de ciudades como Nueva York, Tokio, Pekín y Londres.

Precisamente, en la actualidad, los esfuerzos del Gobierno chino se concentran en la consolidación de la ciudad como un referente para la innovación en tecnología y ciencia, especialmente en sectores como inteligencia artificial, biomedicina y circuitos integrados. 

Y el claro ejemplo de esto es el plan para crear una nueva ‘ciudad de la ciencia’, Zhangjiang Science City, que está siendo construida a partir del ya existente parque de alta tecnología Zhangjiang.  

Curiosamente, Zhangjiang High-tech Park existe desde 1992 y actualmente alberga a más de 18.000 empresas, 53 sedes regionales de corporaciones multinacionales y 828 empresas de alta tecnología. Solamente en el 2019, 6 de las 10 principales empresas mundiales de diseño de chips han establecido allí sus sedes regionales y centros de investigación y desarrollo (I + D), mientras que 3 de las 10 principales empresas de diseño de chips de China se encuentran en la zona.

Sin embargo, para el Gobierno chino esto no es suficiente, y con esta nueva ciudad espera crear aproximadamente 880.000 puestos de trabajo, y que, además, más de la mitad de los empleados vivan dentro. 

Yuan Tao, presidente de la junta de Zhanjiang Group, una de las organizaciones desarrolladoras de esta ciudad, declaró en 2019 que su entidad está promoviendo y acelerando proyectos relacionados con el Big Data, computación en la nube, blockchain, realidad virtual y realidad aumentada para formar un clúster de la industria de inteligencia artificial, que se articulará con la otras grandes industrias que darán vida a este nuevo lugar, del que el mundo pronto empezará a escuchar más seguido.